domingo, 24 de enero de 2016

10 cosas para enamorarse de Oaxaca



Oaxaca es uno de los estados con más riqueza cultural de todo México. Les compartiré diez placeres que pueden encontrar en esta maravillosa entidad.

1.- El mole y chocolate.
Puedes encontrarlo en el Centro de Oaxaca. Recomiendo visitar el mercado 20 de noviembre a dos calles del Zócalo, ahí encontrarás gran variedad. A mi me gustó un local llamado "Casa Mayordomo" en donde puedes comprar para llevar o comer ahí mismo de mole (rojo o negro, aunque recomiendo el negro porque pica menos) y de chocolate (con leche o con agua, aunque recomiendo el de agua porque es el tradicional).



2.- La playa de Mazunte

Hasta hace algunos años, Mazunte era un rastro de Tortugas. En cuanto se prohibió el consumo de tortuga, el rastro se convirtió en museo y el pueblo en lugar turístico. La playa es pequeña, pero increíble. Puedes llegar desde el aeropuerto de Huatulco (1 hora) o desde el Aeropuerto de Puerto Escondido (1 hora), o bien manejando desde la Ciudad de Oaxaca (5 a 6 horas).


3.- La Orquesta Sinfónica del Estado de Oaxaca.
Todos los domingos en punto de las 12:30hrs. se puede disfrutar de la Banda de Música del Estado de Oaxaca, dirigida por el Maestro Eliseo Martínez, en el Zócalo de la Ciudad. Es completamente gratis, pero recomiendo llegar minutos antes, si es que quieren alcanzar silla.




4.- Monte Alban
En la Sierra Madre de Oaxaca, se encuentra Monte Alban, a solo 15 minutos del Zócalo de Oaxaca. Una de las zonas arqueológicas más grandes de la región, perteneciente a la cultura Zapoteca. Recomiendo llevar suficiente bloqueador solar o un buen sombrero.



5.- Tlayudas
No puedo evitar decir tlayuda y no babear un poco. Preparadas sobre tortillas tostadas gigantes, las puedes encontrar de cecina, cecina enchilada o tasajo. Recomiendo comerlas también en el Mercado 20 de Noviembre del centro de Oaxaca, aunque por ser un platillo típico, las encontrarán en cualquier pueblito de Oaxaca.




Continuará...

jueves, 7 de enero de 2016

Cáscara de melón

Púdrete, cáscara de melón.
No quiero verte en el cesto de basura cuando vuelva.

Qué los vulgares mosquitos elijan la envoltura de atún.

Qué las hormigas te desprecien para emprender el camino hacia una cucaracha muerta.

Qué las otras cáscaras de fruta se retuerzan hasta hacerse polvo para alejarse de ti hasta dejarte completamente sola.

Qué la composta sienta asco y no te dé oportunidad de regenerarte.

Márchate sin cenar y con los pies fríos. Ten dignidad y desaparece.

Que no seas buen recuerdo ni para el melón. No quiero encontrarte en la basura cuando vuelva.






Please, don't piss on the floor...

Una foto publicada por Josue Contreras (@josuerodrigo) el

lunes, 4 de enero de 2016

Colores en las nubes


Cuando el ya famoso pintor Johannes Vermeer le pregunta a la empleada más inexperta entre la servidumbre:
-¿De qué color son las nubes?
La chica de no más de 14 años miró y sin pensarlo mucho contestó:
-Blancas.
Johannes dio la vuelta desilusionado, pues la curiosa chica no estaba lista para ser su aprendiz, entonces la muchacha miró nuevamente por la ventana y distinguió un tono cremoso entre el azul marino y el amarillo centelleante del sol, así que replicó.
-Amarillas.
El pintor regresó la vista, optimasta, la chica podría ser su ayudante.

El primer paso para convertirte en pintor es reconocer que entre el verde existen millones de variantes. Cuando descubres que hay colores en las nubes, te descubres a ti mismo.
Una foto publicada por Josue Contreras (@josuerodrigo) el

Si lo que nos han dicho es cierto

Si lo que me han dicho es cierto,
y el paraíso es el lugar para los justos,
entonces me quedan muchos años contigo.

Si lo que me han dicho es cierto,

entonces quiero morir ya,
mirarte de forma perpetua,
tenerte para la eternidad,
mirarte y respirarte en todo momento.

Un collage de nuestra vida será mínimo

junto al privilegio de nuestra eternidad.

Si lo que nos han dicho es cierto,

entonces debemos construir más momentos,
más días azules y más brillo en los ojos.
Y así, construyendo los recuerdos de mañana,
Nos augura una fiesta infinita.

Sí, si lo que nos han dicho es cierto.



Una foto publicada por Josue Contreras (@josuerodrigo) el