Ir al contenido principal

10 cosas para enamorarse de Oaxaca



Oaxaca es uno de los estados con más riqueza cultural de todo México. Les compartiré diez placeres que pueden encontrar en esta maravillosa entidad.

1.- El mole y chocolate.
Puedes encontrarlo en el Centro de Oaxaca. Recomiendo visitar el mercado 20 de noviembre a dos calles del Zócalo, ahí encontrarás gran variedad. A mi me gustó un local llamado "Casa Mayordomo" en donde puedes comprar para llevar o comer ahí mismo de mole (rojo o negro, aunque recomiendo el negro porque pica menos) y de chocolate (con leche o con agua, aunque recomiendo el de agua porque es el tradicional).



2.- La playa de Mazunte

Hasta hace algunos años, Mazunte era un rastro de Tortugas. En cuanto se prohibió el consumo de tortuga, el rastro se convirtió en museo y el pueblo en lugar turístico. La playa es pequeña, pero increíble. Puedes llegar desde el aeropuerto de Huatulco (1 hora) o desde el Aeropuerto de Puerto Escondido (1 hora), o bien manejando desde la Ciudad de Oaxaca (5 a 6 horas).


3.- La Orquesta Sinfónica del Estado de Oaxaca.
Todos los domingos en punto de las 12:30hrs. se puede disfrutar de la Banda de Música del Estado de Oaxaca, dirigida por el Maestro Eliseo Martínez, en el Zócalo de la Ciudad. Es completamente gratis, pero recomiendo llegar minutos antes, si es que quieren alcanzar silla.




4.- Monte Alban
En la Sierra Madre de Oaxaca, se encuentra Monte Alban, a solo 15 minutos del Zócalo de Oaxaca. Una de las zonas arqueológicas más grandes de la región, perteneciente a la cultura Zapoteca. Recomiendo llevar suficiente bloqueador solar o un buen sombrero.



5.- Tlayudas
No puedo evitar decir tlayuda y no babear un poco. Preparadas sobre tortillas tostadas gigantes, las puedes encontrar de cecina, cecina enchilada o tasajo. Recomiendo comerlas también en el Mercado 20 de Noviembre del centro de Oaxaca, aunque por ser un platillo típico, las encontrarán en cualquier pueblito de Oaxaca.




Continuará...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Silencio

Esa noche me despertó el silencio.
Salí a caminar por las calles completamente vacías. Una intermitente línea recta se perdía a lo largo de la calle.  Así, en medio, caminé y caminé. Y silencio. No había nadie. Ni viento, ni nada. Sacudí los pies y no se escuchaba nada.  Azoté mis pies sobre el asfalto, y tampoco. Descubrí que estaba descalzo. Y que mantenía con exactitud un camino recto. Y silencio. El alumbrado público mostraba la línea recta sobre el asfalto. Silencio. Así se escucha cuando te marchas. Así suena cuando te despides sin darte cuenta. No suena. Quisieras gritos, abucheos, alguien que te sugiera regresar. Pero aunque lo haya, no se escucha. Porque todo está en silencio. Los pies ya no duelen, la piel no se enchina, la voz ya no sale. Así se despide uno.

La blancura de la noche

A las cuatro de la mañana son pocos los que conducen por la calle, menos los que transitan por el Paseo de la Reforma. Los pocos que caminan por las calles tienen miedo de los coches que rebasan el límite de velocidad, no sabes cuál de ellos se saldrá del camino para arrollarte, o simplemente quien se ocupara de mirarte minuciosamente. 
Yo conducía al centro de los tres carriles, a unos veinte kilómetros por hora. Tan lento como para que todos me rebasaran. Esa madrugada, no pasaba un solo carro. No pasaba más gente. No pasaba nada. Tan despierto como mi insomnio, me sentía con tanta energía como para bajarme y seguir caminando o corriendo o brincando de árbol en árbol. Me mantenía despacio. Repentinamente apareció junto a mi una camioneta, no circulaba más rápido, ni más lento, circulaba a la misma velocidad. Emparejados, empecé a ralentizar hasta quedarme completamente detenido. No miré directamente al otro auto hasta que noté que se había detenido también sobre el carril de mi izqui…

Para no extinguirse

Busqué en el mueble de los discos algo optimista, pero no me quedó tanta fuerza. Abrí la alacena y busqué algo dulce, pero sólo había sombras, polvo que se levantaba entre el crujir de las puertas, entre los sollozos de las pisadas que esa tarde no podían detenerse, tenían que gritar, tenían que sonar. Como la garganta, como la piel, como la sangre, como el aliento, como todo lo que tiene que sonar cuando tiene que decir algo. Todos esos libros escritos, toda esa música compuesta, todas esas palabras dichas, todo ese vino bebido. Porque había algo que decir, porque si no se hubiera dicho, hubiera explotado. O quizás no hubiera explotado, y eso hubiera sido lo grave, que tenía que explotar. Qué la sangre tenía que salir a presión y untarse sobre la pared. Y la piel tenía que enchinarse, tenía que llamar la otra piel y tenía que hacerse una misma, las piernas frías que tenían que enfriarse junto a las manos regalándole algo de su tibieza. El aliento que tenía que entrar por los pulmones…