miércoles, 17 de febrero de 2016

Y pensé en ti


Como todas las mañanas llegué al parabús en punto de las 6:00 de la mañana. A pesar de ser un de esos días en que la mayoría sale con bufanda, yo vestía ligero. Me sentía fuerte y con muchas ganas de vivir. Aun no amanecía y las luces de Reforma estaban particularmente maravillosas, los edificios estaban imponentes, los árboles iluminados de rojo y azul se veían más frondosos a pesar de ser invierno, y de fondo el Ángel de la Independencia me hacía sentir algo de orgullo. Iluminado de rojo intenso, representaba la sangre de los que murieron por México, o quizás solo el color que se había elegido para los jueves.  Con la cámara del celular tomé una foto, que salió borrosa por la poca luz y pensé en ti.  

Irremediablemente pensé en ti. No por lo borroso de la foto. Tampoco por lo orgulloso de símbolo supremo de una cuestionable independencia. No entiendo porqué, pero me pasa a menudo. No debería, apenas te conozco. Te recuerdo más por tu foto de Facebook, que por las veces que te he mirado. De hecho no estoy seguro de haberte mirado tanto, apenas cruzamos unas palabras cuando me exiges mi credencial para poder entrar al edificio. Decidí caminar, así tendría un poco más de tiempo para pensar en ti sin distracciones. Y así lo hice mientras miraba a los jardineros cuidar las flores de las jardineras, sentí envidia, ellos disfrutaban su trabajo, tenían mano para las plantas, las acariciaban seductores mientras las regaban, y ellas les devolvían el gesto creciendo y creciendo. 

Reforma 456. Conté los pasos hacia el lobby del edificio, y sí, seguían siendo 23. Llegué a la recepción y el tiempo se detuvo otra vez. Con su micrófono de diadema lucía importante, segura de cada palabra, dueña de la situación. Con la mirada exigió el gafete. Lo saqué del blazer café de pana con parches en los codos, seleccionado en los colores que he notado que le gustan. Admiró mi buen gusto, lo supe porque no solo me dio el paso con un tenue movimiento de barbilla, ahora también retorcía la comisura de su labio derecho como queriendo reír. La sonrisa que no me salía en las fotos, se desparramaba cuando le agradecía el paso, mientras volvía a guardar mi credencial. Como todas las mañanas subí al elevador, miré el reloj para ver que iba temprano como siempre y empezar la cuenta regresiva para volver a mostrarle mi credencial. Como todos los días. Llegué hasta mi computadora, la prendí y pensé en ti.

Una foto publicada por Josue Contreras (@josuerodrigo) el

No hay comentarios:

Publicar un comentario