viernes, 25 de noviembre de 2016

Sabrás que ya me fui

Cuando dejes de sentir esas ganas de hacer una llamada. Sí, de esas veces que sientes algo en el estómago. De esas veces que sabes que te falta algo, esas mismas veces en que te pasa algo y quieres platicarlo con alguien. Es algo muy común, que haya cosas muy específicas que no disfrutas. Cosas que no saben a nada. Es algo extraño, porque es como tomar un raspado de grosella, uno de esos muy rojos, pero cuando te lo llevas a la boca sabe a puro hielo. Cuando dejes de sentir ese tipo de cosas, es porque sabrás que ya me fui.

No hay comentarios:

Publicar un comentario